El PRINCIPITO Y EL ARTE DE VOLAR

      A la edad de diez años, cuando aún no sabia que los mejores momentos iba a pasarlos en compañía de los libros. La profesora de Español y Literatura puso como tarea leer la famosa novela El Principito del escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry. Fue la primera vez que leí sobre el arte de volar; una obra infantil que algunos aprecian como unos cuantos párrafos con metáforas y moralejas para niños.

     Luego de leer la corta obra, claramente sentí gran afinidad con ella, tanto, que intentaba reflexionar sobre los adultos, y súbitamente la ansiedad constante por la libertad de hacer muchas cosas que una niña no podía desapareció, e inconscientemente mis instintos se transformaban, entonces; mi manera de observar el cielo cambio por completo, mis noches nunca más fueron las mismas, y las estrellas empezaron a ser cómplices de las conversaciones entre la nada y yo. Sin darme cuenta, con ese nuevo enfoque me acercaba a personajes ilustres, libres e históricos; de esos que despiertan la envidia del destino, de esos que pasaron toda su vida viviendo solo para ellos.

       A veces suelo preguntarme si el hecho de que Saint – Exupéry se dedicaba a la aviación, todo ese asunto de volar le fue enseñado por las estrellas, y aquellas formas similares con las que pudo haber tenido contacto en los cielos. Pero es ahora cuando logro reflexionar sobre esa niña que solo vivía en armonía con su entorno, queriendo a todos sin importar lo que podía recibir a cambio.

       El Principito me enseñó a observar las ansias de primar sobre otro que esconden las personas, de como viven necesitando complacer a extraños menos a ellos mismos, de la manera egoísta en la que dan amor poniendo reglas y condiciones para adueñarse de vidas ajenas, y con la excusa de estar enamorados pretenden engañar a la inocente libertad, colocándole fecha de vencimiento a esos sentimientos que solo vienen del corazón.

       Años más tarde, hallé el mismo concepto en Leonardo Da Vinci y sus obras, me di cuenta que el secreto era el mismo: Volar. ¡Pobre Leonardo!, nunca lo entendieron. Su mayor obsesión como arquitecto era “El Sueño de Volar”, se preguntaba ¿por qué las aves pueden volar y el humano no? Leonardo trabajó en la construcción de una Alas para humanos. Trato de imaginar qué pensaba en la época del renacimiento, probablemente no pensaba; volaba.

       Si algo he notado a través de la historia, es que las personas más influyentes en el mundo causan polémica, como: Michael Jackson. La primera vez que lo vi en una entrevista de TV,  me pregunté:  ¿por qué actúa y habla como niño, si es un de las celebridades más importantes y adineradas del mundo? Por suerte, durante la entrevista noté que su libro favorito era El Principito y que la influencia de su baile, ese que lo hizo aún más especial, fue basado en la novela que había clavado en mi cabeza la espina de Volar. Michael Jackson hizo música y danza, otros también lo han hecho, con talento, pero no con el Arte de Volar, no con esa simpleza que hace especial las cosas, tornándolas únicas y diferentes. Aún es un personaje inigualable e incomprendido, vivió para él con un espíritu siempre joven, y dedicó gran parte de sus canciones a personas de las que nunca esperó nada, ni siquiera gratitud.

       Escudriñando las letras de Mario Benedetti, descubrí el Arte de volar en materia de amor. Benedetti nos ofrece frescas y hermosas frases como: “Dormir con alguien para no flotar sobre las sábanas no me parece una idea atractiva”, “Amar sin pedir nada a cambio”, “Amar para que siempre seas tú”, “Andarnos desde el primer momento sin simulacros”, “No sé cómo ni con qué pretexto, pero quedarme en vos”, “Amarte en libertad para que nunca me debas nada y podamos despegar cuando queramos”. Todo eso se resume a poder amar sin perder tu vida en el otro, sin ninguna  regla que exija y dañe lo que por espontaneidad estamos hechos para dar.

       Existe una cantidad innumerable de artistas reconocidos que han tocado la sensibilidad natural de las masas, como Gustavo Cerati, que a través de sus líricas compartía el arte de volar e incluía en cada nota la calma que yacerá eternamente en su legado. Se me torna imposible no sucumbir a frases como:”Me verás volar por la ciudad de la furia”, “Su verbo vive en mi carne”, “Donde nadie sabe de mí y yo soy parte de todos”. Con la ayuda de Cerati, terminé  convenciéndome de que nuestra propia voz es el único ruido que nunca debe estar ausente.

      Sentirme incomprendida, a veces diferente, estar sola, vivir sin ponerle reglas de fidelidad al prójimo, no pedir nada a cambio por dar una parte de mi corazón,  es la única forma que conozco  para vivir, y tiene por nombre: “Volar” se es constantemente alegre con la miseria o el lujo, alegre porque mi corazón da amor y es conforme con disfrutarlo.

Publicado por

10 respuestas a “El PRINCIPITO Y EL ARTE DE VOLAR

  1. Me ha encantado. Cierto es lo que dices y sabes?… Hoy debo agradecerte el hecho de ayudarme a ver y entender que que llevo toda la vida volando, amando de esa manera que nadie ama y soñando de la unica forma que puedo… desde las estrellas. Gracias, gracias, gracias.

    Me gusta

  2. Magnifico, hermoso, sin palabras me has dejado. Cada palabra que he leido es prodente, es alocada, pero sobre todo, es cierta, hay que volar, hay que tirar las cosas pesadas, y despegar con las alas propias, volar por uno mismo, ser uno mismo, regresar a ese egoismo y volver a ser como niños. No tengo palabras para describir lo magnifico que se me han antojado tus palabras, Gracias. Hay que despegar y volar.

    Un fuerte y sincero abrazo.

    Me gusta

    1. Muy agradecida por tus palabras! Me es grato saber es una lectura motivadora y comprensible. Estoy segura que sus lineas pueden darnos muchas paz, queriendo sin recibir nada a cambio. Saludos y gracias.

      Me gusta

  3. Una gran lectura, es agradable el punto de vista; me agrado bastante. Te hace pensar mas que profundamente, tan simple, que lo hace digerible y de facil de entender, para aquellos que gustamos de este tipo de lecturas,

    Me gusta

Escribe Para Mí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s